16.2.09

Fuego. Anais Nin, Fragmentos de su libro

La monotonía. Una monotonía que parece una pesadilla. Regresar. Para eso los hombres suben a los barcos, atraviesan África, exploran el Tibet, escalan el Himalaya, viven en tiendas de compañía, y caminan hambrientos, pordiosean , venden cosas, vuelan se arrastran por las arenas del desierto. Para huir de la monotonía, de lo anticuado, de lo repetitivo. Por eso los hombres leen, suben a los aeroplanos, cambian de mujer, sellan multilateralmente sus pasaportes, nadan, esquían y se suicidan.
Para encontrarse cara a cara con el alma propia. 120 - 121 p.
Me gusta el peligro. Me gustan aquellos que quieren poner el mundo al revés, dinamitarlo en nombre de una ilusión, quizá para poder ver el fuego y los gritos de los asesinados. No importa. Es el trabajo de la naturaleza. Tiene que haber granizo, tornados, terremotos. Son necesarios. La guerra es necesaria. La muerte es necesaria. Gloria al drama, siempre ignorante, siempre injusto, siempre explosión de nuestra humana necesidad dionisíaca. 413 p.
Excelentes fragmentos, me agradan mucho, hoy he estado escuchando muchas veces una canción que se llama Kissing you, la canta una tipa con una voz increíble, esta canción aparece en la película Romeo y Julieta, año 1996, una versión actual del drama de Shakespeare.
Pero no escribo solo para contar eso, me cae bien Anais Nin, me agrada la vida que tuvo, tan libre ella, entrando y saliendo de su casa, una y otra vez al día, viendo a Miller, viendo a su siquiatra, cómo lo hacía para dividirse entre ellos? Me agrada eso de estar tanto tiempo consigo misma, ser también parte de otros, me agrada como ve la realidad...

2 comentarios:

Leo paredes dijo...

Justo hablábamos el otro día con la Pachi de el segundo texto que nos leíste de Anais Nin. Nos gustó mucho. Es bien potente, valiente tb. Habrá que leerla supongo.

Marmaduque dijo...

Qué ruda esta mina, me recuerda lo poco y nada que he leído de pizarnik o peri-rossi. Muy buenos los fragmentos; además, muy bien leídos el otro día!

Salucita!