30.8.06

Estando en Valparaíso escribí esto

Hubo una época en la universidad en que casi no veía el mar, hasta había olvidado que estudiaba a dos cuadras de la playa Las Torpederas. Una tarde me fui caminando a la playa para esquivar la rutina, allí se me ocurrió escribir esto.


Sol

La tarde asomó rayos de sol. No pude tomar la micro para volver a la casa. Caminé hasta encontrar el sol completo. Estaba allí. Sonriente, acogedor mecía las olas del mar. Los niños disfrutan y ríen en la arena que los envuelve. Los niños se bañan en el mar y siguen riendo.
El agua se siente tibia y la veo transparente. Las rocas tienen una forma que no es igual a ninguna figura. Encontré un clavel rojo tirado sobre la arena. Mi ropa también era roja. Lo recogí.

25.8.06

Esto está fresquito

Me gustaría


A mi me gustaría que fuéramos más libres
Que pudiéramos dominar los pensamientos
Me gustaría que nos olvidáramos de desear tanto
Me gustaría poder entregar más
Me gustaría que las mujeres fuéramos más
Solidarias entre nosotras
Me gustaría no pensar tanta tontera
Me gustaría alejarme de lo vulnerable
Para entender y ver la vida como es
Me gustaría que todo me gustara
Me gustaría olvidar que puedo controlar lo que pasa
Me gustaría confiar siempre
Y no vivir en esta constante fragilidad
Me gustaría no tener hambre
Ni sueño ni frío
Me gustaría eso y más
El yo, el yo, el yo
Me quiero ir del yo
Para ser más que parecer
Y eso…
No predisponerme
No limitarme
Alejarme del desamor y la miseria
Estar bien para mí y los demás
Valorar las ideas
Sobre todo las ideas
Valorar a las personas
Como seres únicos
Alejarme de los virus
Que deambulan como enfermedades
Sin cura ni paz
Ver esto como un milagro
Nada más que un impulso
Un algo que dirige mis pasos
Y me lleva más allá de lo que creo
Que mis fuerzas hacen
Es borrarme de mí
Y observar…
Hace unos días pensé en los cabellos
De las personas,
¿A dónde van, cuando ya no están?

18.8.06

¿Por qué a la Quintrala le llamaban Quintrala?


A mediados del Siglo XVII nace doña Catalina de los Ríos Lisperguer. Famosa por los numerosos asesinatos y sacrilegios que cometió sin que la justicia jamás pudiera tomarle cuenta de ellos.
Desde niña le llamaban Catralita, luego es conocida como Quintrala. Quintral (del mapuche cauthal) es el nombre de una planta parásita de flor roja. El quintral es un muérdago de flores rojas, de cuyo fruto se extrae liga y sirve para teñir.

Por asociación de ideas se cree que los criados que atendían a Quintrala en su fundo le veían el alma roja, a través de su cabellera colorida, y simbolizada por esta flor del quintral. Su belleza era extraña, casi monstruosa en sus contrastes. Algo mefistofélico en la combinación de las facciones: la barbilla en punta, las cejas oblicuas; luego la llamarada de su cabellera colorida sobre la tez cobriza y el reflejo verde de los ojos…Los antepasados germanos y el cacique indio habían logrado mezclar cuidadosamente sus dones.

Entonces, ella se llamó Catalina, y luego le llamaron Catrala o Catralita y después se transformó en Quintrala. Curioso ¿no?

Esto se llama...



Una canción


Un día puede ser una canción. Para comenzar, música brasilera y así llenar las horas con los colores del ritmo. Estas mismas melodías pueden encontrarse en un día de altos y bajos, agudos y graves dentro de los cinco espacios del pentágono. Ahora el pentágono es un cuadrado. La llave de sol se volvió un sol de llave.
El ritmo, por lo general nace en los pies. Esto se visualiza en el movimiento físico. Y por dentro da vueltas en la cabeza y así baja rápido o lento hasta la cintura. Es cuando baja a las caderas que se siente el clímax de las melodías. Podría ser el punto pick de las notas. Y otras tantas notas que se ramifican hasta las uñas de las manos. Se devuelve a los hombros traspasando al omóplato, vuelve a bajar y vuelve a subir como si fuera una posesión. Pues ahora está claro que todo está más candente.

Nota: Se recomienda no escuchar en horas A.M. música lenta. Podría ser fatal para la salud de
los suyos.

16.8.06

La libertad de la inteligencia

Si tuviéramos la posibilidad de vernos desde fuera nos daríamos cuenta de quienes somos y cómo somos. Esto es casi ver bajo el agua. Es escuchar lo que uno habla, lo que transmite, lo que proyecta, lo que aspira, lo que inspira, es tener conciencia de uno mismo. Dentro de cada uno hay una larga lista de limitaciones. Estas pueden ser intelectuales, sociales, económicas, pero también existen otro tipo de limitaciones que generan mayor lejanía dentro del propio existir humano. Me refiero a que cada uno puede encerrarse en un espacio creado por sí mismo y vivir en él con el convencimiento de que eso es así.
Mi intención al escribir sobre esto es insinuar, que lo que nos puede otorgar la libertad es la “inteligencia”. La inteligencia según la RAE es la “capacidad de entender y comprender”. Aparecen otras definiciones como “sustancia puramente espiritual”. Aquí es donde quiero detenerme, ya que me gustaría unir otros conceptos como “alma, psiquis”, más la trilogía entre inteligencia, intuición e instinto.

A veces descubrir los propios procesos internos que cada uno tiene ayuda más que seguir el comportamiento de lo que “dicen” que se debe decir. A veces es más sano ser “raro” que ser lo que algunos entiende por “normal”. A veces es más sensato “ser” que parecer. Y esto es para mí la libertad de la inteligencia. Entendiendo que cada persona es conciente de lo que elige cuando por supuesto puede hacerlo.
Para lograrlo siento que hay que alejarse del juicio y prejuicio. Hay que dejar de repetir. Dejar de pensar lo que esta época quiere que uno piense. ¡Ojo con lo que no vemos! y ¡Ojo que nada controlamos, todo es fortuito, como el tiempo y la casualidad!
De todas formas este escrito es un desafío tremendo porque tener conciencia ayuda lamentablemente a ver que otros continuarán viviendo en la ceguera y creerán en situaciones que solo su mente creó en base a juicios y prejuicios condicionados por nuestra idiosincrasia.

Hace unos días pensé en esto cuando me vi conversando con distintas personas. Es genial que todos seamos distintos, pero como que siento que hay frases y discursos repetidos, y me aburren. Hay gente que jamás va a tener los pies en la tierra, otros siempre van a querer calcular todo, pero el rollo va en cómo somos hacia los otros y algunos tienen un discurso súper víctima y nunca se dan cuenta de que han complejizado todo a su alrededor. Ni ellos mismos se entienden. Otros se quedan atrapados en su propia historia, tampoco son libres.

No sé si se entiende lo que quiero decir, pero la vida para mi es maravillosa, un milagro constante. Y eso de pensar, siento que igual hay que controlarlo. Estuve leyendo a Dostoievski y este autor dice que a ratos no hay que pensar tanto, si lo más relevante se puede relatar en unas breves páginas. Él habla de seres vulgares y extraordinarios. ¿La ondita, ah? Mi intención no es irme en ninguna conclusión final, pero si me alegro harto de descubrir que la mente no ve lo más inteligente. Dentro de cada uno hay un sin fin de razones por las que procesamos las cosas de una manera u otra, el rollo pa mi es descubrir porqué soy como soy, porqué pienso lo que pienso, porqué estoy donde estoy. Eso. Aunque es reloco y probablemente no lo logre, al menos descubro que por un rato puedo pensar en eso y decir… por este rato solo respiro y tengo la certeza de que me entra aire en los pulmones. Algo así. Es muy loco ¿o no?

3.8.06

¡¡Plumas multicolores!!

Hola!!! Esta imagen la pinté hace un tiempo. Francamente no recuerdo en qué momento la hice, pero me gusta, tiene plumas volando, algo bonito a la vista...

De Oscar Wilde para sus amigos

*AMIGOS*
Elijo a mis amigos no por su piel u otro arquetipo cualquiera, pero sí por sus pupilas. Tienen que tener un brillo cuestionador y tonalidad inquietante. No me interesan los buenos de espíritu ni los malos de hábitos.Me quedo con aquellos que hacen de mí loco y santo.De éstos no quiero respuestas, quiero mi revés.Que me traigan dudas y angustias y aguanten lo que hay de peor en mí.Para eso, sólo siendo locos.Los quiero santos para que no duden de las diferencias y pidan perdón por las injusticias.Elijo a mis amigos por la cara limpia y por el alma expuesta. No quiero solamente el hombro o la falda, quiero también su mayor alegría. Amigos que no ríen juntos, no saben sufrir juntos. Mis amigos son todos así: mitad tontería,
mitad seriedad. No quiero risas previsibles ni llantos piadosos. Quiero amigos serios, de aquellos que hacen de la realidad su fuente deaprendizaje, pero que luchan para que la fantasía no desaparezca. No quiero amigos adultos ni estudiantes. Los quiero mitad infancia y mitad vejez. Niños, para que no olviden el valor del viento en el rostro, y viejos, para que nunca tengan prisa. Tengo amigos para saber quién soy.Pues viéndolos locos y santos, tontos y serios, niños y viejos, nunca me olvidaré que la normalidad es una ilusión imbécil.
OSCAR WILDE (1854-1900) UN CREADOR DISIDENTE
Esto me lo envió un amigo, al cual estimo mucho, que se llama Francisco Godoy. Cuando lo leí me pareció muy verdadero, si pudiera tener la sensibilidad para escribir algo tan genial se lo dedicaría a mis más qiueridos amigos como; Yocy, Karina, Felipe, Andrés, Carolina, Isabel, María Carolina, y muchos otros, que de verdad hacen que uno viva más feliz y acompañado.
Por ahora le pido a Wilde que celebre a mis amigos y que con su texto realce la importancia de tenerlos cerca.

Un poema que escribí hace mucho tiempo

El hombre y la mujer

La mujer y su espíritu
El hombre y su raciocinio
La mujer y sus formas
El hombre y su fuerza
La mujer y la espera
El hombre y su última palabra
La mujer y sus lágrimas mensuales
El hombre y su indiferente presencia
La mujer hacia fuera
El hombre hacia adentro
La mujer y el mito de la costilla
El hombre y su manzana de Adán
La mujer inagotable, incondicional
El hombre inmerso en otro nido
La mujer y su intrínseco control
El hombre y su lentitud ante la presión
La mujer se encarama sobre su sexo
El hombre se siente viril y cumplidor
La mujer y el vacío de ese abrazo
El hombre y la incertidumbre
La mujer espera lo imposible
El hombre limita sus sueños en la razón
La mujer quiere comunicarse
El hombre levanta una caparazón tangible
La mujer cae en el insomnio
El hombre se da media vuelta y duerme
La mujer convierte al hombre en su hijo
El hombre se vuelve niño otra vez
La mujer quiere romper el silencio
El hombre la mira, observa y calla
La mujer quiere parecerse a un cisne
El hombre busca volar como un águila.


Este poema lo escribí hace mucho tiempo, en el invierno del año 2002. A algunos les gustó, otros dijeron que no era su estilo, en lo personal me gusta, hay un juego de palabras muy atractivo. Ahora, no se´si le hago más barra a la mujer o al hombre, cada uno en su género podrá ver que hay de cierto en estosa versos.

2.8.06

Algo curioso entre un poema y micro cuento

Estando en una actividad de la universidad en el año 2003, alguien me pasó un libro de poemas de Oscar Hahn y me dijo que leyera esto:

Fantasmas en forma de toalla

Sales de la ducha chorreando agua
y te secas el cuerpo con mi piel de toalla

Y hay algo que te empuja a frotarte y frotarte
entre los muslos húmedos

entras en un terrible frenesí
en una locura parecida a la muerte

hasta que otra humedad más densa que el agua
te empapa la carne con su miel pegajosa

y tú aprietas las piernas y gimes y gritas
y yo te lamo entera con mi lengua de hilo.


Luego de leer estos eróticos versos los relacioné inmediatamente con algo que yo había escrito:

Con ella

Cuando el sol se levanta, ella se baña. Entonces me toma y me lleva con ella. Miro como se baña. Es blanca y lisa. Primero se moja el cabello y luego se impregna en shampoo; luego pasea el jabón ácido por todo su cuerpo; se enjuaga; bálsamo, más jabón, otro enjuague y ya está lista. Mientras tanto preparo mi textura para secarla. Ella y yo nos tocamos todas las mañanas. Me envuelve entre sus gestos y movimientos. Me pierdo en su espalda y en sus muslos gruesos giro hasta su rodilla. Tropiezo con sus huesos y vellos. Caigo a sus tobillos.
Vivo como una toalla. Vivo colgada de sus cordeles. Me quedo estilando al viento para volver a secarme y estar con ella. Si no se baña, no la siento, no la toco. Acaso la miro cuando se mueve en su cama. Esto es raro, muy extraño. Cuando él quiere secar sus manos conmigo, prefiero esconderme para no morderlo.

Algo me dice que hay cierta similitud entre lo que escribió Oscar Hahn y yo en este micro cuento. Curioso ¿no?

1.8.06

Veamos las notas musicales que el elefante...


...bota por la trompa!!!!


Un elefante bota notas musicales por su trompa
y la pareja que va sentada sobre su lomo oye sus melodías.
El elefante con su ojo coqueto intenta agradar a la pareja y la pareja se enamora al oir sus notas y rugidos elefantosos.

Jean – Paul Sartre y sus consejos para escribir

Jean – Paul Sartre dijo: “¡Atención! no confundir agradable con amable, complaciente con encantador, cortés con gentil, seductor con provocativo, graciosos con ameno; ¡eh!, esos diversos términos no son sinónimos. Cada uno de ellos tiene una acepción particular; ¡dicen más o menos en el mismo orden de ideas y no idénticamente la misma cosa! Nunca, nunca jamás ha de emplearse uno por otro. Nosotros, obreros literarios, puramente literarios, debemos ser precisos, debemos encontrar siempre la expresión absoluta, o bien renunciar a la pluma y acabar en chapuceros.” p. 80.

Este fragmento me encantó, los encontré en un libro que se llama Baudelaire, de la editorial Losada. Viendo el título del libro, se entiende que es la biografía de Baudelaire escrita por Jean-Paul Sartre. Aquí cuenta muchos detalles de la vida del poeta, pero yo en esta ocasión quisiera detenerme en las recomendaciones que hace el francés para los obreros de las letras. Cualquier persona que se dedique a este arte debiera tomar en cuenta lo que aquí se señala porque escribir es crear un mundo a través de un realidad cualquiera en donde el escritor aparece como un mago, capaz de hacer ver lo que su mundo creado permite y en esto las palabras son muy, muy, pero muy importantes, éstas mandan. Considero que cada adjetivo, sustantivo, verbo, entre otras, como preposiciones deben ser puestas con sumo cuidado y tino, así como quien utiliza objetos de suma delicadeza, el escritor debiera escribir con suma certeza, aunque claro, en eso cada quien sabe, para eso es el arte, para crear dentro de sí con absoluta libertad.

Dejo este fragmento, como esas joyitas que una encuentra y descubre.