27.10.17

Una mujer partió a caballo. D.H. Lawrence

Estamos frente a una historia breve y muy bien escrita. El argumento central relata la vida de un matrimonio con veinte años de diferencia y dos hijos de sexo opuesto. Él posee una envidiable fortuna, ella es casi una mujer normal, aunque nerviosa, tan nerviosa que se interna en una clínica para recuperarse durante tres meses.

Ella se siente acompañada todo el tiempo por su marido y por sus hijos. Eso la ahoga un poco. Su pasatiempo son los caballos, ellos le dan acción a su vida y al contexto de esta historia que se lee de sopetón.



Apenas oyó mencionar a aquella tribu sagrada de los indios descendientes directos de Moctezuma y de antiguos reyes aztecas, la mujer presintió que su destino era vagar por las secretas regiones rodeadas de desoladas colinas... Y sin comprender qué impulso la hizo tomar tal determinación, un día montó en su caballo y partió, abandonando a su marido y a sus dos hijos...

En esta obra aparece el mundo indígena, sus rituales con revelaciones trascendentales y paganas liturgias. Recomiendo leer esta obra, yo me sentí cercana a ella porque no tengo una necesidad constante de estar en familia, aunque el amor es importante y los vínculos hacia los demás son inherentes a nuestra naturaleza, este texto me provocó curiosidad y leí algunos comentarios aparte de esta obra que indicaban que lo más seguro para una mujer era estar cobijada por una familia manifestando el peligro del mundo. Esta es una cuestión bastante cierta, pero que nos delimita a los quehaceres domésticos o a la crianza de los hijos. No me considero una feminista intransigente, pero si agradezco que el mundo en este sentido haya cambiado, incluso hoy los hombres tienen más conciencia de su machismo, algunos hablan del tema e intentan no controlarnos todo el tiempo. Yo encontré normal el sentir de la protagonista de esta obra por sentirse ahogada al interior de su familia, ¿a quién no le ha pasado?

D.H.Lawrence es un escritor inglés de reconocimiento a nivel mundial. Escribe muy bien. Entre sus publicaciones encontramos “El pavo real blanco” (1911), “El transgresor” (1912), “Hijos y amantes” (1913), “El arcoíris” (1915) esta obra fue censurada por obscenidad sexual. Luego publica “Mujeres enamoradas” (1920), “La niña perdida” (1920), “El mar y Cerdeña” (1921) y “La vara de Aarón” (1922). Luego publica “Canguro” 1923 y “La serpiente emplumada” (1926).
Su obra famosa es “El amante de Lady Chatterley” publicada en el año 1928.





No hay comentarios.: