22.7.11

Homenaje a Manuel Rojas


Deshecha rosa

Construido con elementos de timidez y de urgencia,

De pasión y de silencio;

A través de ganzúas y de ladrones hábiles,

Acompañado de anarquistas perseguidos por la policía

Y de cómicos que morían sin éxito en los hospitales;

Entre carpinteros de duras manos y tipógrafos de manos ágiles;

Soñando en la cubierta de los vapores

Y en los vagones de carga de los trenes internacionales;

Con muchos días de soledad y de cansancio,

Sin lágrimas, con los zapatos destrozados,

Por las calles de Santiago o Buenos Aires;

Ganándome la vida y la muerte a saltos,

Como los tahúres o los rufianes;

Cultivando, sin embargo, una gran rosa ardiente,

Llegué donde tú me esperabas con tu ardiente rosa.

No traía si no mi don de hombre,

Mi pequeña gracia de narrador

Y tres abejorros con hambre.

La piel fina y caliente de tu cintura,

La áspera piel de mis piernas;

Mi boca impaciente y tu boca deseosa de obedecer;

Mis manos como hormiga entre tu cuerpo de panal

Tu espalda que se arqueaba y mis largos y tenaces brazos;

Tus duras piernas y mis insistentes rodillas entre ellas,

Mi lengua y su apasionado itinerario.

Y tu recato y mi persuasión,

Y tu arrullo y mi contenido grito de hallazgo o de sorpresa;

En la alta noche, creando, latiendo, buscando,

Trabajando con su propio material su gozoso y limpio destino,

Esmeradamente.

Y de tu vientre

Los abejorros brotaban chillando y mamando,

Entre mis lágrimas de hombre y tus sonrisas de mujer.



Dejo este bello poema que Manuel Rojas escribió tras la muerte de su mujer. Admiro mucho a este escritor, porque era un hombre trabajador, que escribía en sus tiempos libres, nos dejó buenos libros, como Hijo de ladrón, con Aniceto Hevia, mostró realidades populares de nuestro Chile.

4 comentarios:

Puno dijo...

uhhh!..que poema más épico y vertiginoso. Me inspira mucho la forma que tenía de escribir Manuel Rojas. Plasmó tantas cosas de su propia experiencia que me imagino fueron justamente hechas con eso que está entre la desesperación y anhelo que es el vivir.

Se agradece.

carolinaiglesias dijo...

A mi tambien me inspira mucho su obra, lo mismo me pasa con Droguett, son artistas que reflejan esa sociedad que muchos no ven.
Este poema es tan bello, a mi tambien me gusta, un abrazo para ti, Puno.

Hipoceronte dijo...

Droguett y Rojas eran amigos, el primero de un genio terrible. Bacán el poema, en la feria del libro usado encontré esa rareza de libro donde solo sale ese poema. Bacán Rojas.

carolinaiglesias dijo...

Yo igual encuentro bacán a Rojas, lo imagino escribiendo en las tardes en su casa, después de trabajar, lo encuentro genial, este poema me parece tan bello, eso es lo que me gusta de las letras, que te da ese espacio para mostrar lo más profundo del pensamiento o los sentimientos hacia alguien.
Que buan que tengas ese libro, un día que vaya a tu casa, me lo puedes mostrar por favor, debe ser lindo verlo impreso!