17.7.14

Zhang Xianliang y su novela autobiográfica

Llegué al libro "La mitad del hombre es la mujer" porque Jacomet, (un traductor chileno del cual escribí anteriormente) lo recomienda entre sus infinitas lecturas. Además el título me gustó, me hizo pensar en el misterio o el complemento perfecto de un hombre y una mujer, de una mujer y un hombre.
Poco a poco me fui insertando en esta bella novela autobiográfica. Estamos frente a  una de las pocas novelas chinas de la década de 1980 que ha conseguido la crítica y el éxito comercial fuera de su país.

El protagonista ha caído como víctima del movimiento "antiderechista" del año 1955 y está privado de libertad en un campo de trabajos forzados. Zhan Yonglin es acusando a través de uno de sus poemas, de ser o de tener ideas de derecha, por ellos es enviado a un campo de trabajo para ser reeducado. Debe trabajar, de sol a sol y sin sueldo, vigilando un arrozal.
En su estadía ve a una joven prisionera de un campo femenino bañándose en un campo inundado. Se siente atraído hacia ella. La guarda en su memoria. Ocho años después se vuelve a encontrar con esta joven con quien se casa y comienza una nueva etapa en su vida.

Contextualización. Mi interés por este libro es conocer la idiosincracia de China. esta obra es la traducción de la traducción, aún así se puede observar la atmósfera de nacer en un país con ideas políticas rígidas. Para insertarse en su contexto, se debe tener alguna idea de quien es Mao Tse- Tung, más conocimientos del partido Comunista en China, a su vez comprender la Revolución cultural y los códigos de su política interna.
Esta obra acusa a un sistema político que ha vuelto impotentes mental y físicamente a parte de su población. Los diálogos del protagonista con filósofos, figuras míticas e incluso animales denota la influencia del realismo mágico latinoamericano, pero también el deseo de los escritores de volver a conectarse con sus orígenes chinos.

Hay algo que no quiero olvidar sobre sus tradiciones. Cuando alguien muere, pican papeles y los queman como ofrenda al difunto sobre un altar o sobre su tumba, papeles que semejan dinero, así se proveía simbólicamente al difunto de lo necesario para la otra vida.

Creo que el real drama de esta novela es que el autor cuenta su mayor problema íntimo, que es su incapacidad de llevar una vida sexual con su mujer, a su vez de saber sobre la adulteración de ella, él señala que siente haber nacido en la infelicidad, solo desde ese espacio se comunica.
Además, que él haya publicado esta obra deja un testimonio tremendo porque si un escritor ha sido juzgado y enviado a prisión por escribir un poema, ¿qué ganas tendría de publicar una novela?. En este caso y como en muchos la escritura es un testimonio, a su vez internarse y escribir desde donde duele forma una obra triste, tremendamente triste y a su vez humana, en definitiva verdadera, su propia historia.

Esta obra es absolutamente recomendable. 

Fragmento. "Mi amor hacia ella  era de lo más complejo; en él se confundían atracción y rechazo, unión y apartamiento; quería al mismo tiempo acariciarla y atormentarla, y a la vez la amaba con ternura y la odiaba con toda mi alma...sentimientos contradictorios de tal forma entrelazados que resultaba sumamente difícil separarlos. Era una serpiente de dos cabezas que no cesaba de morder mi corazón". p. 253 




2 comentarios:

Alejandro Mulkay dijo...

Saludos desde Puerto Rico.
Interesante, gracias a tu comentario me animo a leer el libro.
http://alejandromulkay.blogspot.com/2013/07/un-papa-chino.html

carolinaiglesias dijo...

Gracias por tu saludo! Me alegro que te hayas motivado a leer este libro, a mí me gustó mucho.